Gases nobles

Radón


Fecha de descubrimiento
1900

Descubierto por
Friedrich Ernst Dorn

Origen del nombre
El nombre proviene del radio, pues se extrajo de este elemento por desintegración radiactiva

Grupo
Gases nobles
# Grupo 18 Punto de fusión −71 °C, −96 °F, 202 K
Periodo 6 Punto de ebullición −61,7 °C, −79,1 °F, 211,5 K
Número Atómico 86 Densidad (g/cm3) 0.009074
Configuración Electrónica [H] 1s1 Masa atómica relativa
222
Bloque p Isótopos clave 211Rn, 220Rn, 222Rn,

Historia

El descubrimiento del radón se remonta a 1899, cuando el químico estadounidense Robert B. Owens y el británico Ernest Rutherford percibieron un gas radioactivo que fue liberado por el torio. Por esa misma fecha, Marie Curie y Pierre Curie detectaron un gas que era emanado por el radio. Esto mismo fue observado por el alemán Friedrich Ernst Dorn, quien describió cómo las ampollas de radio fueron acumulándose con un gas denso. Más tarde se descubriría que era el radón-222, el mismo que habían observado los Curie y cuya vida media es de 3,8 días. Por su parte, Rutherford detectó el radón-220, cuya vida media es de sólo 56 segundos. Luego de que el descubrimiento fuera anunciado por Friedrich Ernst Dorn en 1900, Rutherford consiguió condensarlo, y Robert Whytlaw-Gray y William Ramsay determinaron sus propiedades en 1908.

Propiedades y abundancia

El radón es un gas sin color ni olor, al igual que los demás gases nobles. Este es inerte químicamente, pero tiene propiedades radiactivas. Este elemento se puede encontrar en la atmósfera en cantidades muy ínfimas y en rocas como parte de la descomposición del radio-226. Aun así, con una abundancia de 0,0000000000004 ppm en la corteza terrestre, el radón es uno de los elementos más escasos y extraños del planeta. El radón no tiene una función biológica determinada, aunque se cree que fue el responsable de diversas modificaciones genéticas a partir de la radiación del fondo de la Tierra. De todas maneras, no debe olvidarse que es un elemento radiactivo. Inhalar altas concentraciones de este gas puede provocar cáncer de pulmón. De hecho, es la mayor causa de este cáncer sólo después del cigarrillo.

Usos

Dado que el radón se descompone en partículas radiactivas alfa, se usa en terapias contra el cáncer. Para tratar los tumores, se utilizaba radón gaseoso en tubos sellados, implantándolos en el lugar de la enfermedad. En la actualidad, se sigue utilizando, aunque con métodos más seguros. De igual forma, se ha sugerido la exposición al radón para tratar enfermedades autoinmunes, tales como la artritis. Antiguamente, el radón también se utilizó en la radiografía industrial, aunque fue rápidamente reemplazados por otros elementos cuyo coste era menor y cuyo peligro de radiación alta era reducido. Más allá de estas aplicaciones médicas, el radón se usa con fines investigativos. Así, se estudia la presencia de este gas en la atmósfera, en los océanos e incluso en los domicilios, a los cuales suele llegar a través de grietas en el suelo.

Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem?

Temporibus autem quibusdam et aut officiis debitis aut rerum necessitatibus saepe eveniet.

Copyright © 2015 Flex Mag Theme. Theme by MVP Themes, powered by Wordpress.

To Top