Gases nobles

Xenón


Fecha de descubrimiento
1898

Descubierto por
Sir William Ramsay y Morris Travers

Origen del nombre
El nombre deriva del griego ‘xenos’, que traduce extraño

Grupo
Gases nobles
# Grupo 18 Punto de fusión −111,75 °C, −169,15 °F, 161,4 K
Periodo 5 Punto de ebullición −108,09 °C, −162,57 °F, 165,05 K
Número Atómico 54 Densidad (g/cm3) 0,005366
Configuración Electrónica [Kr] 4d105s25p6 Masa atómica relativa
131,29
Bloque p Isótopos clave 132Xe

Historia

El xenón fue descubierto en 1898 en el University College de Londres por Morris Travers y William Ransay. Anteriormente, estos químicos ya habían extraído otros gases nobles del aire líquido, como el criptón, el neón y el argón, razón por la cual se preguntaban si el aire contenía otros elementos. Su pregunta pudo ser llevada a cabo cuando el millonario Ludwig Mond les dio una máquina de aire líquido, con la cual pudieron destilar el aire y luego el criptón repetidas veces hasta obtener un gas con mayor peso. Cuando examinaron este dentro de un tubo de vacío con el espectrómetro, observaron un destello azul que les confirmó la presencia de un nuevo gas inerte.

Propiedades y abundancia

El xenón, al igual que otros gases nobles, no tiene color ni olor, y tiene muy baja reactividad. Este elemento tiene una abundancia de 0,00003 ppm en la corteza terrestre, mientras que en la atmósfera tiene una concentración de 0,086 ppm. Así, puede encontrarse en el aire y en los gases que emiten ciertos manantiales minerales. Para su comercialización, se extrae del aire líquido. Por su parte, los isótopos Xe-133 y Xe-135 se obtienen en reactores nucleares con refrigeración por aire a través de irradiación de neutrones. Este gas también puede formar compuestos con el oxígeno y flúor, como el perxenato sódico, deuterio de xenón, el trióxido de xenón y el hidróxido de xenón.

Usos

Debido al color azul brillante que genera al ser excitad por una descarga, el xenón se emplea en lámparas especializadas, como las utilizadas por cámaras de alta velocidad, las que hay en las camas solares y las lámparas bactericidas que se usan en el procesamiento de alimentos. Estas lámparas también se pueden encontrar en láseres de rubí. El xenón también es usado por varios satélites para mantenerse en órbita gracias a la propulsión de iones. Por su parte, el difluoruro de xenón se emplea en la grabación de microprocesadores de silicio y en la elaboración de 5-fluoruracilo, un fármaco que se usa en el tratamiento de varios tipos de cáncer. Si bien el xenón no tiene una función biológica determinada ni es tóxico por sí mismo, sus compuestos son de gran toxicidad para el cuerpo humano debido a su fuerte actividad oxidante.

Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem?

Temporibus autem quibusdam et aut officiis debitis aut rerum necessitatibus saepe eveniet.

Copyright © 2015 Flex Mag Theme. Theme by MVP Themes, powered by Wordpress.

To Top